Ayotzinapa, barbarie e impunidad de Estado

Rafael Morales

Entre los días 26 y 27 de septiembre decenas de estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos fueron atacados a sangre fría por policías del municipio de Iguala, Guerrero. Muchos de ellos están desaparecidos. Mientras, los noticiarios dan cuenta de la aparición de fosas clandestinas en la zona con cuerpos desollados. Es el terror.

La brutal violencia que vive Guerrero es producto directo del vínculo entre crimen organizado y autoridades civiles. La tolerancia ofrecida por los otros órdenes de gobierno ante el oscuro contubernio es la razón por la cual todas las estrategias de seguridad han demostrado su ineficacia y cuya prueba es la descomposición de municipios enteros que se han convertido en territorios liberados al servicio del crimen.

Nada puede ser más sintomático de la época que vive México, pues mientras en Guerrero las demandas estudiantiles tienen como respuesta la violencia institucionalizada, en la Ciudad de México estos pueden marchar por las calles y emplazar al responsable de la política interior a resolver todas sus peticiones. (Un nuevo 2 de Octubre con la imagen de los estudiantes politécnicos aplaudiendo al Secretario de Gobernación por defenestrar a su directora, como si hubiesen olvidado que el 68 surgió como un movimiento en contra de la intervención gubernamental en las universidades públicas).

En Guerrero el crimen es omnipresente. La suspensión de facto del Estado de Derecho por toda autoridad lo hace posible. Abajo, por los alcaldes que ponen al servicio del crimen a las estructuras de gobierno, arriba, por la lenidad del poder federal, que por intereses políticos ha dejado de ejercer sus facultades constitucionales de auxilio e investigación. La omisión, el dolo y la impunidad se convierten en la práctica política que abre paso a la barbarie, que permiten que el terror se extienda sobre la sociedad.



1 comentario

  • Rafael

    Sabemos que la corrupción ya existe desde muchos años, pero gracias a los medios informativos más libres el pueblo se da cuenta de muchas cosas.

    Respeto los 43 jóvenes desaparecidos: Existen diferentes tipos de mafias. Uno de los “negocios” más exitosos es el trafico con órganos humanos, en especial los de los jóvenes.Los 43 jóvenes desaparecidos(y más de toda la nación) serán víctimas de este tipo de “negocio” ??

Deja un comentario