Reporte 98.5, fin de un ciclo

El pasado 7 de enero se dio por terminada la transmisión del noticiario Reporte 98.5, de Grupo Imagen Multimedia. Aunque se sabía que con la llegada de la nueva cadena de televisiva, Imagen Televisión, habrían diversos cambios, el cierre del noticiario me tomó por sorpresa debido al periodo vacacional. Reporte 98.5, hay que decirlo, logró construir una audiencia muy sólida con base en la veracidad, la calidad informativa y la libertad de expresión, elementos difíciles de aunar en un proyecto noticioso en estos tiempos.

Desde mayo de 2011 participé como analista en la primera emisión dominical, a invitación de Héctor Cano, un periodista posgraduado de la Carlos Septién, que demostró con creces la capacidad para conducir un noticiario, en muchas ocasiones con mayor calidad y pasión con la que lo hacen los conductores del prime time, muchos de los cuales no cuentan con la experiencia que se fragua en la calle, generando la noticia ahí donde están los hechos. Lo dice su audiencia en redes sociales. Además, consiguió crear su propio estilo, un sello fresco que contrasta con los aburridos perfiles de los conductores actuales y sus poses insufribles.

A lo largo de estos cinco años y medio tuve la experiencia privilegiada de poder expresar mi opinión en todos los temas que pasaron por la agenda nacional, como las elecciones presidenciales de 2012, el Pacto por México, la masacre de Ayotzinapa, y muchos temas relacionados con problemáticas locales, tanto de la Ciudad de México como de otras entidades. En algunas ocasiones, logré aprovechar mi papel como testigo directo de diversos episodios, como las elecciones para gobernador en el estado de Guerrero, lo que me permitió ofrecer información sin intermediarios.

En este lustro con sus seis meses también tuve que sortear los avatares relacionados con el propio horario de la emisión, pues en no pocas ocasiones tomé la llamada a lado de una iglesia que repicaba sus campanas, buscando señal a lado de una sinuosa carretera o en medio de un mitin, en plena campaña electoral. Fue todo un reto estar a la altura de las necesidades informativas, sobre todo porque los temas nunca fueron acordados con el conductor, lo que me obligaba a tratar de tener el control de una agenda noticiosa por demás abultada.

Hoy termina un ciclo abruptamente. A pesar de ello, quiero agradecer el espacio que Grupo Imagen Multimedia me brindó a lo largo de estos años y, en particular, a Héctor Cano -y todo su equipo de colaboradores- que de forma generosa y entusiasta me abrió los micrófonos domingo a domingo para analizar los temas de la política en México. La emisión dominical de Reporte 98.5 FM deja una impronta relevante porque hoy, sin retórica, necesitamos de este ejemplo, el de un periodismo profesional y comprometido con México.

Hasta pronto.



Deja un comentario